El proyecto de dos ingenieros PUCV que logró el primer lugar regional en la adjudicación del fondo Semilla Inicia

thumb-69778

La startup, que comenzó su segundo proceso formativo con la Incubadora Chrysalis, busca disminuir los residuos en el área de la construcción, a través de un marketplace con materiales de segunda mano para el rubro, esperando implementar un sello de sustentabilidad en las empresas que lo utilicen.

El pasado mes de junio, Christian Zapata (27) y Felipe Kramm (29), ambos ingenieros en construcción de la PUCV y fundadores de Subaster, recibieron la noticia de ser los primeros seleccionados en la región para la adjudicación del fondo Semilla Inicia de Corfo, que entrega hasta 15 millones de pesos a proyectos en fase inicial con el objetivo de seguir desarrollándose.

Subaster consiste en una plataforma de marketplace de materiales reciclados o de segunda mano, ligados al área de la construcción, rubro en donde suele haber un gran porcentaje de residuos o mermas, tales como sacos de cemento, despunte de fierro, ladrillos, etc.

“Además de vender la solución a una problemática, ofrecemos economía circular, ya que nos enfocamos en que los residuos de obras no terminen en botaderos, si no que puedan tener un segundo uso”, sostuvo el cofundador de Subaster, Felipe Khram.

Por otro lado, Christian Zapata, aseveró que “esperamos implementar un sello de sustentabilidad dentro de las empresas, es decir, que puedan exponer que tal año disminuyeron en sus procesos productivos dos mil toneladas de carbón quemado, por ejemplo”, agregando que “así, pueden cuantificar el impacto ambiental, para que tengan la motivación de poder darle ese sello que los posiciona ante la comunidad”.

La idea de Subaster, surgió cuando sus fundadores, cursando su último semestre de pregrado en la asignatura de Gestión de Proyectos, recibieron a The Lift, la preincubadora de la PUCV que busca fortalecer la propuesta institucional de innovación y emprendimiento desde la Facultad de Ingeniería, quienes expusieron la problemática de las mermas y la solución de Christian y Felipe destacó ante la clase.

SU PASO POR  INCUBADORA CHRYSALIS

Sus creadores, no desarrollaron mayormente la idea innovadora, hasta que en diciembre de 2021 vieron en la Convocatoria Zero PUCV, impulsada por la Incubadora Chrysalis, la oportunidad de postular su proyecto al programa que buscaba vincular a estudiantes de la universidad con las empresas Chilquinta y Puerto Ventanas S.A, quienes levantaron desafíos ligados a la sustentabilidad. Finalmente, lograron ser uno de los seleccionados, recibiendo un proceso de preincubación con la entidad patrocinadora.

“Encontramos muy bueno el programa que ganamos con Chrysalis, porque de cierta forma, nos tuvimos que hacer el tiempo para cumplir lo que nos pedían y así pudimos ir perfeccionándonos”, sostuvo Felipe, agregando que “lo mejor de Zero PUCV fue poder vincularnos con empresas y posibles clientes, como el caso de Puerto Ventanas”.

Fue en medio de su proceso formativo con Chrysalis, que decidieron postular su idea al fondo Semilla Inicia de Corfo, esperando adjudicarse el financiamiento. Luego de saber que fueron seleccionados con el mayor puntaje regional, escogieron nuevamente a la incubadora de negocios de su universidad para ahora iniciar un proceso de incubación, con el objetivo de validar su propuesta y concretar sus primeras ventas, las cuales esperan lograr en septiembre de este año.

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on google